Los corticoides Libro de las enfermedades alérgicas de la Fundación BBVA

Los corticoides Libro de las enfermedades alérgicas de la Fundación BBVA

En algunos de estos procesos tumorales, se han estudiado como beneficiosas, dosis de AAS de 3,5 g/día de manera profiláctica. Diversos trabajos confirman que la aspirina reduce el riesgo de cáncer colon en un 40%-50% y de forma similar, reduce la aparición de adenoma de colon en un 30%-50%. Se ha visto en diferentes estudios científicos un efecto quimioprofiláctico y protector en algunos tipos de cánceres en los que la COX-2 se expresa en su angiogénesis tumoral (formación de nuevos vasos sanguíneos), como puede ser el carcinoma de colon, próstata, esófago, vejiga, piel y mama. Los AINEs poseen efectos beneficiosos en el tratamiento del cólico biliar o renal, dolor de espalda, dolor odontológico, dolor  postquirúrgico de múltiples cirugías, la dismenorrea, cefalea o migraña y en la persistencia de ductus arteriovenoso neonatal (en el caso de la indometacina en particular).

  • En cambio, en la queratoconjuntivitis atópica deben evitarse, aunque puedan aplicarse por vía tópica en ciclos muy cortos, cuando se presenten reagudizaciones intensas.
  • La colchicina tiene un margen terapéutico estrecho y en caso de sobredosis es extremadamente mortal.
  • Es uno de los AINE con mayor potencia inhibidora de la síntesis de prostaglandinas.
  • La importancia de los corticoides, desde el punto de vista farmacológico, deriva tanto de los potentes efectos antiinflamatorio e inmunosupresor que poseen, como de los diversos efectos secundarios que pueden provocar.

Como sucede en las otras indicaciones citadas anteriormente, la vía tópica en forma de colirio o de pomada oftálmica es la preferida. En la dermatitis de contacto, la base del tratamiento, además de evitar el agente causal, es la aplicación de corticoides tópicos, con la posibilidad de recurrir a su administración por vía sistémica en casos graves o muy Farmacia anabólico extensos. En todas estas enfermedades, se están realizando ensayos terapéuticos con distintos agentes biológicos, con resultados diversos, con la intención de poder sustituir el tratamiento con corticoides. En situaciones especiales como el embarazo y la lactancia, se debe ser más precavido, si cabe, en la valoración de los riesgos y los beneficios.

Más Información

Es importante visitar al médico si se observa un sangrado prolongado, acompañando de síntomas como palidez y mareo. Si el sangrado es lo suficientemente prolongado puede producir anemia crónica (anemia secundaria). En general el sangrado rectal puede ser el signo inicial de algo más grave, por lo que se recomienda que si un paciente sin antecedentes de hemorroides diagnosticadas presenta sangrado rectal, sobre todo si es mayor de 50 años debe acudir al médico.

  • Salvo en cuadros graves o en situaciones de emergencia en los que se prefiere la vía sistémica (general) ya que se pueden necesitar dosis altas, se recomienda la vía tópica (local) antes que la sistémica, y comenzar con corticoides de menor potencia o en dosis menores.
  • En cuanto a las vías tópicas, se destinan para conseguir altas concentraciones, directamente, sobre el órgano diana, y así evitar o minimizar la aparición de efectos secundarios.
  • Los pacientes tienen mayor riesgo de sufrir estas reacciones al comienzo del tratamiento (ocurre en la mayoría de los casos durante el primer mes de tratamiento).
  • Las reacciones son más frecuentes durante la primera semana de terapia, incluida la noche después de la infusión.

Los corticoides son considerados los fármacos de primera elección en el tratamiento de la dermatitis atópica, tanto en fases agudas como en crónicas, ya que reducen el prurito y la inflamación. La elección de uno u otro dependerá de la gravedad y distribución de las lesiones, debiéndose optar por el de menor potencia que sea eficaz. En algunas reagudizaciones graves puede ser necesaria la administración por vía oral de un ciclo de corticoides, aunque cada vez se posicionan mejor los tratamientos biológicos para el tratamiento de los casos más graves.

¿Qué nuevas perspectivas hay en el uso de corticoides?

Llame al equipo de atención médica si no tolera los líquidos durante más de 12 horas o si siente mareos o aturdimiento en cualquier momento. El paclitaxel puede causar presión arterial baja o alta, o baja frecuencia cardíaca. El enfermero/a le controlará la presión arterial y la frecuencia cardíaca durante la infusión.

Evite los productos que pueden empeorar los síntomas, como los alimentos pesados o grasosos, picantes o ácidos (limones, tomates, naranjas). Pruebe con antiácidos (p. ej., leche de magnesio, comprimidos de calcio como Tums), galletas saladas o refresco de jengibre para reducir los síntomas. Causa sensación de entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, a menudo, en el patrón de una media o un guante.

¿Qué efectos secundarios tienen los corticoides?

Las concentraciones de ácido úrico pueden disminuir debido a su efecto uricosúrico. Administrar conjuntamente con las comidas para paliar la posible irritación gástrica. La información disponible en cada una de las fichas del Pediamécum ha sido revisada por el Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría y se sustenta en la bibliografía citada.

Posibles efectos secundarios del paclitaxel

Habitualmente se utilizan los AINEs junto con la prescripción bien definida de fármacos gastroprotectores para prevenir potenciales complicaciones gastrointestinales. Concretamente, el ácido acetilsalicílico (AAS) a dosis bajas como antiagregante plaquetario, está indicado también como tratamiento profiláctico en pacientes con cuadro clínico cardiovascular, como prevención de recidiva de un nuevo episodio o como mejoría de su pronóstico. Los AINEs se metabolizan a nivel hepático, produciendo una recirculación entero-hepática, contribuyendo a mantener los niveles terapéuticos en sangre.

Este medicamento puede causar toxicidad hepática, que el equipo de oncología puede supervisar con análisis de sangre llamados pruebas de función hepática. Notifique al médico si observa un color amarillento en la piel o los ojos, si la orina es oscura o marrón, o si tiene dolor abdominal, ya que estos pueden ser signos de toxicidad hepática. Ciertos tratamientos contra el cáncer pueden causar llagas o dolor en la boca o la garganta.